Una sociedad incluyente es la que acoge a todos sus miembros y les facilita la posibilidad de beneficiarse de todos sus bienes y servicios desde el libre ejercicio de sus derechos, lo que implica necesariamente realizar ajustes para prevenir o remediar las situaciones de desventaja que puedan presentar los diferentes grupos poblacionales en los procesos de participación.

La educación inclusiva, como principio institucional, es una política que se materializa en estrategias de ampliación del acceso, el fomento a la permanencia y a la educación pertinente y de calidad, y el mejoramiento de la eficiencia mediante la asignación de personal de apoyo y la identificación de instituciones educativas que puedan dar atención apropiada. Por lo tanto, el denominado "programa de educación inclusiva" es una actividad articulada a la política de mejoramiento de la calidad desde los planes de apoyo al mejoramiento. Su fundamento es reconocer que en la diversidad cada persona es única y que la educación inclusiva es el vehículo para alcanzar la meta de educación para todos.

El proceso de inclusión busca que todos los estudiantes independientemente de su situación personal, social y cultural reciban una atención apropiada y pertinente que responda a sus expectativas.

La Institución Educativa El Pinal atiende a todos los grupos poblacionales con el fin de potenciar su proyecto de vida. La institución abre sus puertas y acoge a todos los miembros de la comunidad independientemente de su condición social, económica, religiosa, étnica, física, de género, necesidades educativas, etc. Brinda ambientes de convivencia que evidencien respeto a esas diferencias; para ello se cuenta con varias estrategias apoyadas en estilos y ritmos de aprendizajes, en el Programa “Vos y Yo” y el servicio de programas de apoyo psicosocial.